martes, 29 de noviembre de 2011

Versión Rural del Ai Se Eu Te Pego!!


Sin comentarios! XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

lunes, 28 de noviembre de 2011

Marco Reus, progresión imparable


Monchengladbach se despierta encantada un domingo más. Uno de los mayores tesoros de la liga alemana descansa en la ciudad. Uno de esos raros ejemplares de dribladores que ya no quedan apenas en el fútbol mundial, y que la figura de jugadores como Di María, Marko Marín o él están recuperando poco a poco para el fútbol mundial. Nacido en la cuenca minera del Ruhr, en Dormtund. Marco Reus es la nueva joya de una de las mejores canteras de Alemania, la del Gladbach, que moviliza en su ciudad deportiva a bastantes chavales, con la ilusión de crecer hasta llegar a la Bundesliga. El Gladbach sueña con recuperar de su mano viejas glorias.



Marco Reus, un futbolista que ha ido in crescendo desde que llegó en la temporada 2007/2008 al primer equipo del Gladbach, con 18 años. Sus apariciones han ido creciendo a un ritmo vertiginoso, hasta convertirse en un hombre vital para el crecimiento del equipo. La permanencia estos dos años ha tenido mucho que ver con el rendimiento del joven diestro de Dortmund.

Rápido, vertiginoso, directo. Son tres adjetivos que pueden definir a Marco Reus como futbolista, pero no son ni mucho menos los únicos adjetivos que pueden definir a Marco Reus. Un jugador que maneja ambas piernas, con salida para ambos perfiles, que ha hecho goles con sus dos piernas. ¡Y qué goles! De hecho, en sus tres anteriores temporadas, Reus sólo había 22 goles en el primer equipo. Y este año ha roto en crack. En crack de verdad. En 14 partidos, lleva 10 goles, y es uno de los principales culpables de que el M'Gladbach esté en los primeros puestos del campeonato liguero alemán, como en los viejos tiempos. Cuando aquel equipo con Heynckes, Stilieke y otros grandes hizo al Borussia campeón de la UEFA dos ocasiones, ganar varias Bundesligas, y plantarse en la final del 77 de la Copa de Europa ante el Liverpool de Shankly.

Reus, de 22 años, comenzó jugando pegado a la cal. Por la banda derecha principalmente, pero su buen manejo de ambas piernas, hacen posible que pueda aparecer por los dos costados con la posibilidad de hacer mucho daño siempre. Su regate en velocidad es devastador. Amaga hacia un lado y se va por el otro. Muy habilidoso, con gran repertorio de regates para zafarse del contrario. También puede actuar como un mediapunta, puesto que le encanta participar en la elaboración de juego del Borussia.

El jugador del Gladbach ha sido convocado ya por Joachim Löw para los últimos compromisos de Alemania. Los dos últimos partido de clasificación para la Eurocopa ante Turquía en Estambul y ante Bélgica, y el amistoso contra Holanda de hace dos semanas. Ha aparecido poco en esos partidos, pero se vislumbra que Löw tiene planes para él. Reus podría formar parte de los 23 futbolistas que acudan a Polonia y Ucrania con la misión de ganar la Eurocopa para los teutones, sin triunfar en un gran evento desde 1996, en la Euro de Inglaterra. Además, defienden la condición de subcampeones y favoritos al título junto a España, lo que da la trascendencia que tiene la Eurocopa para el país germano.

El habilidoso extremo de Dortmund suena para media Europa. Con una cotización de 14 millones de euros para el famoso portal http://www.transfermartk.de , no sería extraño que Reus diera el salto de calidad hacia otra liga europea más potente que la alemana, posiblemente la inglesa. Aunque ahora mismo, tal y como está la situación en Europa, parece muy complicado sacar a los mejores futbolistas de Alemania.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

El caso Contador y el Caso Noah

"Cuando los españoles ganaban siempre el Tour, los franceses nos preguntábamos: '¿Por qué nosotros no podemos ganar?' La Operación Puerto dio una respuesta a eso". Así responde el jefe de deportes del Diario Le Monde, Stéphane Mandard, para justificar las opiniones de Yannick Noah, campeón francés de tenis en los años 70 y 80.


El tal Noah acusa al deporte español de dopaje por la Operación Puerto, la Operación Galgo o el caso Contador. La Operación Puerto en la que hubo implicados italianos, españoles, alemanes, franceses...más que una operación contra el deporte español, fue una operación contra las redes de dopaje que operan en España en el mundo del ciclismo. La Operación Galgo, los tentáculos de la Operación Puerto ,en la que estaban implicados franceses, extendidos al mundo del atletismo en España.


Nadal le respondió. "Él sabe que ha escrito muchas idioteces, y no hay palabra para describir en inglés lo que ha escrito, pero estoy seguro que él sabe que no ha estado correcto". Así se sinceró Nadal, cuestionado el domingo por las declaraciones de Yannick Noah. Mandard, sin cortarse un pelo, volvió a atacar demagogamente al deporte español, haciendo referencia a los casos de dopaje en el deporte español.


Parece que no recuerda que en Francia también hubo una operación escandalosa contra el dopaje, el caso Festina, que se llevó por delante la credibilidad del Tour en el año 1998, cuando Virenque, jefe de filas del equipo francés, partía como gran favorito para ganar Le Grand Bouclè. En Francia la autocrítica no debe ser algo usual cuando llevas muchos años sin ganar en tu casa tu carrera. Es más fácil culpar a otros. Pero ha habido ganadores de otras nacionalidades desde que Francia ganó su último Tour, y no parece que los demás países se hayan vistos envueltos en una tremenda polémica por dopaje (o el de un texano quizás se haya querido encubrir, si es que hubo dopaje, que muchos dicen que sí...pero tan sólo es un rumor sin confirmar ni pruebas).


Y sí tenemos un problema con el dopaje, no entiendo por qué tanta tardanza en dilucidar lo que iba a ser un caso de un mes, como el del clembuterol de Alberto Contador, que salió a escena el 30 de septiembre de 2011. Los 50 picogramos más famosos de la historia. Llevamos cerca de 15 meses, y por fin se celebra la vista. 3 días llevamos de juicio. 3 días en los que Contador ha dado la cara voluntariamente para acabar con las sospechas sobre su nombre, su figura y su palmarés. Si el de Pinto tuviera algo que ocultar ¿estaría ahí realmente? ¿ha pensado la UCI lo que son 50 picogramos de una sustancia, cualquiera que sea? ¿el efecto que produce? ¿la jurisprudencia que podría crear en un sentido u otro? ¿la sensación de debilidad, lentitud, e injusticia a la que ha sometido al corredor? ¿la posibilidad de que su imagen ante AMA, deporte y sociedad decaiga mucho por no hacer las cosas bien? ¿que están tratando un dopaje que pudo ser por miles de causas derivadas, y no por el consumo directo de Clembuterol? ¿que lo que era para poco tiempo, ya se ha eternizado, enquistado, y hasta incluso, da la sensación de que se busca culpar a Contador por todos los medios? ¿que Contador no sacó ventaja alguna de aquel chuletón, más allá del incidente del tubular de Schleck?


Contador hace lo que debe, pelear por lo suyo, competir en el terreno jurídico. No puede permitir que  una injusticia tamaña acabe con dos años valiosos de su carrera. Está dando la cara en el proceso, facilitando la labor investigadora de jueces y tribunal que dictaminará sentencia. El de Pinto no puede hacer otra cosa más que aguantar el chaparrón. Incluso el chaparrón de los bocazas que no saben valorar a ciencia cierta el problema en el que se acaban de meter por unas declaraciones difamatorias y de poca inteligencia cerebral.


Al señor Noah, al señor Mandard, al señor McQuaid, a los responsables del CONI italiano que tienen suspendido a Alejandro Valverde, sin suspender a aquel Parma que se dopó en la final de Copa UEFA del 99, o a la Juventus y muchos más equipos italianos..habría que explicarles lo que es la presunción de inocencia. Y luego, estaría bien que supieran que es aquello de que el dopaje te puede dar ventaja en un momento determinado, en una circunstancia concreta. No cuando has ganado 6 de 7 Roland Garros en 7 años, 2 Wimbledon, 1 US Open, 1 Australian Open, muchos Masters 1000 Series; no cuando ganas 3 Tours, 2 Giros de Italia y 1 Vuelta a España. Mucho menos cuando has ganado un Mundial y una Eurocopa, cuando tus deportistas son reconocidos al máximo nivel internacional. Eso no es dopaje. Eso es trabajo.

martes, 22 de noviembre de 2011

Serial derbis ATM: RM 0 - ATM 4 87/88


Comenzamos un serial para VAVEL.com acerca de los derbis más importantes de los últimos años para el Atlético de Madrid en el Santiago Bernabeu. Todo desde la clave rojiblanca. El primero de este serial corresponde a la temporada 1987/1988. Jornada 10 del Campeonato. 7 de noviembre de 1987, se medían Atlético y Real Madrid en pugna por la cabeza de la liga. El primer Atlético de la era Gil se medía al Madrid de la Quinta del Buitre, al equipo que sufrió al PSV de Van Breukelen, Koeman y compañía en la Copa de Europa.


Era un día lluvioso en la Capital de España, en un estadio repleto para ver el clásico capitalino. El césped del Bernabeu estaba embarrado por la gran cantidad de agua que cayó en Madrid. El partdo comenzó con retraso por esta circunstancia, pero a pesar del retraso en el inicio, los dos equipos salieron desde el minuto 1 a por el rival. Fue el Madrid el que amagó golpear primero, por la cosa de jugar en casa. Un centro de Butragueño que nadie alcanza a rematar y despeja Abel con dificultades fue la primera ocasión clara del partido.

Posteriormente, el Atlético avisaría de su peligro al contragolpe con un mano a mano de Julio Salinas que el delantero vasco estrellaría en el cuerpo de Paco Buyo. Lo que fue un aviso, se convirtió en realidad, cuando Juan Carlos conectó con Salinas, que en un control mezcla de fortuna y habilidad en el giro, esquivó a Sanchís, se giró en el balcón del área, llegó a por la pelota antes que Tendillo, y batió a Buyo por el palo corto.

El Madrid sufría descolocado ante las rápidas contras que lanzaba el Atlético, empeñado en adelantar la línea defensiva y presionar al Real Madrid, dirigido por Leo Beenhaker. En un césped pesado y lento, la calidad individual del Real Madrid no era superior a la garra y trabajo táctico de los colchoneros, encabezados por el Flaco Menotti. Michel, Butragueño, Martín Vázquez, Gordillo o Jankovic sufrían enormemente ante el despliegue físico de los rojiblancos en un campo que les perjudicaba a sus características.

El Atlético podía hacer mucho daño en sus contragolpes, y lo hacía con constantes llegadas al área de Buyo, que se empleó a fondo para evitar que los rojiblancos se marcharan en el marcador, sobre todo cuando el portugués Futre merodeaba el área blanca. El Madrid disfrutaba también de ocasiones claras, como una de Sanchís, que con todo para marcar, cabeceó fuera lo que pudo ser el empate merengue a la media hora de partido.

Una jugada cambió el devenir del choque, y lo puso todo de cara para los rojiblancos. En una posible falta de Salinas sobre Sanchís, Futre le roba la pelota al central madridista, y sale como una exhalación hacia la puerta de Buyo. El arquero gallego contiene el disparo de la estrella atlética y detiene la pelota, pero las protestas de Sanchís y Jankovic por la falta no señalada por el gallego Enrique Negreira, encargado de dirigir el partido, acabaron con amarilla para el central y la expulsión del centrocampista serbio.

El segundo tiempo comenzó con la misma intensidad y las mismas chispas con las que acabó el primer periodo, como si no hubiera habido descanso alguno. El Madrid no renunciaba al ataque a pesar de jugar con uno menos, y el Atleti se tiraba al cuello madridista cada vez que había un contragolpe. A los 5 minutos del segundo tiempo, Salinas robó en el medio campo, tocó para Eusebio a la derecha, que la puso a la frontal para que Futre recortara a Chendo y quedara franco para el disparo dentro del área. Su tiro pegado al poste con su izquierda anotó el segundo gol atlético, y mató el partido en favor de los rojiblancos.

A pesar de que el Madrid nunca le perdió la cara al partido, el Atlético fue muy superior al eterno rival de la ciudad, que nunca pudo superar a un gran Abel en todo el partido. Por su parte, el Atlético a la contra era muy peligroso. Salinas se encontraba cómodo haciendo todo el daño que podía a la defensa madridista, aunque pecó de individualista en muchas ocasiones en las que había compañeros mejor colocados para el remate a gol.

Ya en el último tercio del segundo periodo, el Atlético de Madrid sentenció el partido definitivamente. Antes de que López Ufarte anotara el tercero, el Real Madrid reclamó un penalti sobre Butragueño por parte de Alemao, que bien pudo haber señalado el colegiado del encuentro porque existe contacto, a pesar de que Butragueño exagere la caída. En la siguiente jugada, Ufarte se plantaría sólo delante de Buyo tras el genial pase entre líneas de Futre. El extremo vasco le sortearía y haría el tercero del Atlético.

El propio Roberto López Ufarte sería el encargado de anotar el cuarto gol del partido, que serviría para cerrar el marcador definitivamente, a falta de 8 minutos para el final. Jugada entre el vasco y Futre, que acabaría el extremo con un remate que toca Solana y desvía hacia el fondo de las mallas. El Real Madrid sufrió una derrota abultada en su propia casa, en un partido fuerte, de carácter noble, entre dos equipos que aquella temporada acabarían en la parte alta de la tabla peleando por el título liguero. Los madridistas recordarán el partido por la mala labor arbitral, y los atléticos por la gran imagen del equipo en el primer año de los Gil. La imagen de un equipo grande.
La plantilla del Atlético de Madrid en la temporada 87/88

Eran otros tiempos. Césped embarrado, camisetas sucias, jugadores menos mediáticos, derbis más igualados, más calientes, aparte de la existencia de las cesiones, los dos puntos por partido, las dos sustituciones por equipo... Han pasado 24 años de aquel derbi, una de las últimas victorias rojiblancas en feudo madridista. Un equipo capaz de plantar cara y poner en jaque a uno de las mejores plantillas blancas de la historia, capaz de reinar durante 5 temporadas consecutivas en el fútbol español. Ante todo, por ser un equipo plagado de jugadores nacionales y canteranos, con un Atlético que pasó una dura década en los 80 por el tema económico, para afrontar las deudas que el club tenía, y aún así, un equipo competitivo en todos los sentidos. Bien armado atrás en la portería y en la pareja de centrales, con dos estiletes por banda y delanteros de gran nivel como Salinas, Baltazar, Manolo...

Muchos atléticos nunca llegamos a ver al equipo tan fuerte, ni imponiendo tanto respeto como imponía aquel Atlético que sí podía pelear con Real Madrid y FC Barcelona en España por el título liguero, aparte de la excepción del Doblete y de los primeros años de los Gil; y en los grandes partidos daba mucha batalla, como demuestra este encuentro, y que aparte tenía todavía los medios para poder ser un club mucho más grande en lo social, en lo económico y en lo deportivo. No era la primera vez que el Atlético vencía por ese resultado en el Bernabeu, pues 2 años atrás, en abril de 1985, el Atlético vencía por 0-4 en el Bernabeu, con goles de Hugo Sánchez, Marina y Cabrera en dos ocasiones, muestra de que el Atlético, a pesar de que no ganó muchos títulos esa década de los 80, era un equipo competitivo allá donde iba.
Ficha técnica:
: Real Madrid - Buyo: Gordillo (Llorente, min.56), Tendillo, Sanchís (Santillana, min.77), Chendo; Solana, Jankovic, Michel, Martín Vázquez; Butragueño, Hugo Sánchez
: Atlético de Madrid - Abel; Juan Carlos, Arteche, Goicoechea, Tomás; Alemao, Landáburu (Quique Setién, min.77), López Ufarte, Eusebio (Quique Ramos, min.56); Futre y Julio Salinas
GOLES: 0-1, Julio Salinas, min.11 0-2, Futre, min.49 0-3, López Ufarte, min.74 0-4, López Ufarte, min.82
ÁRBITRO: Enrique Negreira, colegio gallego. Amonestó a Michel y Sanchís por el Real Madrid, y a Arteche por el Atlético. Expulsó por roja directa a Jankovic, del Real Madrid.
INCIDENCIAS: Partido disputado en el Santiago Bernabeu, correspondiente a la décima jornada de liga de la temporada 87/88

sábado, 19 de noviembre de 2011

Atlético - Levante

Atlético de Madrid – Levante/ Canal + Liga – GolTV / 20:00 h./ Pérez Montero/ Vicente Calderón - La liga, cuando abista cumplir su primer tercio del campeonato, tiene sorpresas grandes, aunque queden ocultas bajo la sombra de los dos gigantes del torneo. Mañana se miden en el Calderón la sorpresa positiva del campeonato, el Levante de Juan Ignacio Martínez, con 23 puntos y 2 derrotas consecutivas ante Osasuna y Valencia. En el otro lado del "ring", el Atlético, con 13 puntos, en la mitad de la tabla tras la dolorosa derrota de Getafe.

Hablar de finales a mediados del mes de noviembre en la liga es hablar en términos exagerados. No si eres el Atlético de Madrid y tienes que comenzar a remontar el vuelo con presteza. Los rojiblancos se encuentran a 10 puntos del objetivo del año, la Champions League, y se enfrentan justamente al equipo que ocupa la 4º plaza, el sorprendente y agradable Levante de Juan Ignacio Martínez. Aunque lo de agradable es sólo un adjetivo y no es la realidad de un equipo duro, difícil, áspero de jugar, con gran cantidad de veteranos que saben manejar un partido a su antojo.

Por partes, el Atlético se presenta al partido con la urgencia que ayer definió Luis Perea en su comparecencia ante la prensa. "La urgencia de ganar hace que el partido sea una final", sentenció el colombiano sobre el partido ante el Levante. Efectivamente, el partido es una final si el Atlético aspira a la Champions. Perder en casa ante el 4º y que te doble en puntos no es lo mejor para afrontar lo que viene después, el derbi madrileño. Por ello el Atlético necesita ganar mañana en el Calderón. Aparte de para calmar un poco los ánimos tras el severo tropiezo ante el Getafe hace dos semanas.

Manzano recupera a Reyes para el partido de mañana como principal novedad de la convocatoria atlética. Tras tres partidos ausente, el utrerano vuelve, y todo apunta a que será titular de nuevo ante la baja de Falcao para el partido de mañana.Otro que regresa a la convocatoria tras su ausencia en el último partido liguero es el lateral Silvio, que será duda hasta última hora de mañana para ver si está en condiciones de entrar en el once titular que Gregorio Manzano ponga en liza mañana.

Por el otro lado, el técnico jienense pierde para el partido de mañana a Falcao. El colombiano, aquejado de molestias físicas en sus isquiotibiales, no estará disponible mañana, y se espera que pueda jugar en buenas condiciones ante el Real Madrid. Antonio López, recién operado de unas molestias en una de sus rodillas; Pulido, Joel, Godín, sancionado por acumulación de tarjetas; y Assunçao tampoco estarán disponibles mañana, puesto que Gregorio Manzano ha optado por dejarlos fuera de la convocatoria ante el Levante.

Posiblemente, Manzano opté por reforzar el centro del campo y hacerlo amplio ante la asuencia del delantero colombiano. Courtois; Silvio, Miranda, Domínguez, Filipe Luis; Mario, Tiago; Arda Turan, Diego, Reyes; y Adrián podría ser el once del Atlético mañana. Por la parte levantinista, Juan Ignacio Martínez cuenta con toda la plantilla disponible para el encuentro de mañana. El técnico ha desplazado a 19 jugadores a la Capital de España, de los que deberá descartar uno para el encuentro de mañana en el colisero rojiblanco. Posiblemente el descarte salga de Pallardó, Cabral o Naib El Zhar.

Lo que tiene claro el técnico granota es que mañana no regalará nada en el Vicente Calderón. El entrenador levantinista saldrá al césped con sus mejores galas para tratar de sumar 3 puntos más en su pelea por la permanencia. Cuanto antes alcance el objetivo el equipo valenciano, antes podrá pensar en asumir el reto de intentar alcanzar cotas mayores. Sin embargo, el Levante ha perdido esa aureola que tenía al comienzo de la liga.

El equipo granota ha perdido sus dos últimos partidos ligueros por idéntico resultado. 2-0 ante Osasuna en el Reyno de Navarra, y 0-2 en el Ciutat de Valencia en el derbi de la Capital del Turia. Dos derrotas que han generado ciertas dudas sobre el estado actual del Levante. ¿Un equipo pasajero en la zona alta de la tabla? ¿Un equipo que puede mantenerse en los puestos nobles de la clasificación de seguir como hasta ahora? Lo que es cierto es que el campo dictará mañana sentencia para unos y para otros.

Alineación At.Madrid                                                                     Alineación Levante UD

Atlético de Madrid - Levante UD
Estadio Vicente Calderón, 20:00 horas
Canal + Liga - GolTV
Árbitro: Pérez Montero (Colegio Andaluz)

jueves, 17 de noviembre de 2011

Consejo inversor con un poco de humor

Tatúese un euro en sus partes viriles (o en su pene, para ser francos o pesetas). Disfrute de estas 5 ventajas.

1 - Verá crecer su dinero
2 - Disfrutará moviendo su dinero
3 - No le importará que su mujer se coma sus ahorros. También valido para pareja de hecho, novia, amiga con derecho a roce, follamiga, amante, novio u cualquiera de los denominaciones varias que se refieran a pareja o cónyuge...
4 - Sólo usted decide cómo proteger su inversión (Con globo o a pelo)
5 - Sólo usted decide donde...Ya sabeis pillines!!

martes, 15 de noviembre de 2011

Joel Campbell, la nueva Costa Rica. España y su nuevo papel, defensora del título.

España se enfrenta a Costa Rica en San José. A la renovada Costa Rica. De la Copa América y la Copa Oro sólo repiten 7 futbolistas. Keylor Navas, Esteban Alvarado, José Salvatierra, José Miguel Cubero, Bryan Ruiz, Joel Campbell y Randall Brenes. Una selección que anda en busca de su reconstrucción, de una nueva era. Tras llegar a disputar el Mundial de Italia 90' (octavos de final), Corea y Japón (Primera Ronda) y Alemania (Primera Ronda), los Ticos soñaban con entrar en su tercer mundial consecutivo, el de Sudáfrica. Pero una repesca cruel contra Uruguay les dejó afuera, tras perder 1-2 en casa frente a los que a la postre serían 4º en la cita africana.


El único que repite en las tres grandes citas que tuvo el país centroamericano este verano es un joven de 19 años, sobre el que gravita el presente y el futuro de la selección costarricense. Hoy también estará sobre el tapete del Estadio Nacional de Costa Rica. Un mediapunta de enorme talento, por el que un club inglés, y un entrenador francés, en concreto, apenas pudieron dormir hasta lograr firmarle. Habló del Arsenal, de Arsene Wenger, y de Joel Campbell.


El ex de Saprissa ya tiene acomodo en Europa, bajo el cobijo del siempre agradable y protector manto para los jóvenes futbolistas de Arsene Wenger. Pero Joel Campbell, en una decisión inteligente, ha preferido adaptarse a Europa en un modesto francés, situado 7º ahora mismo con 20 puntos en 13 partidos. Campbell ha encontrado en el Lorient, un pequeño club del norte de Francia, en la Bretaña francesa, el lugar ideal para comenzar su andadura por Europa. Está empezando a tener minutos con más asiduidad que cuando llegó del Mundial sub 20 en agosto. y está demostrando el por qué de la confianza que Wenger le tiene. Ya en la eliminatoria de Copa de la Liga ante el Montpellier, Campbell resultó decisivo, anotando un gol en el partido, tras entrar al campo en el minuto 42 de partido.


No es un mediapunta goleador, pero tiene un excelente volumen de juego. Muy creativo, zurdo, con un grandioso golpeo a balón parado. Rapido y habilidoso como pocos, los españoles sabemos como se las gasta, al menos aquellos que vimos el Mundial sub 20. España se enfrentaba en el primer partido a Costa Rica, y Campbell, tras disputar la Copa de Oro y la Copa América, hacía su particular triplete. A la Rojita le costó mucho romper el partido, a pesar de los goles de Rodrigo que abrieron el marcador. España no pudo respirar tranquila hasta los últimos 10 minutos, en los que Isco y Koke rompían el partido a nuestro favor y colocaban un amplio 1-4 en el tanteador. Muy amplio para los méritos de Costa Rica, que peleó el partido a una España que iba con la vitola de favorita en el torneo.


Sin embargo, esta selección no es sólo el talentoso mediapunta surgido del Saprissa, el mejor equipo del país. La columna vertebral que conforman Keylor Navas, en el Levante de nuestra liga; Umaña y Bryan Ruiz, pretendido en su momento por Sevilla y Valencia, hablan a las claras de que es un buen equipo. Costa Rica anda inmersa en un periodo de regeneración del equipo. Tras la era La Volpe, que asumió el cargo tras la decepción nacional de no estar en Sudáfrica, el nuevo dueño del banco Tico, Jorge Luis Pinto, ha decidido dar protagonismo a la legión extranjera. En esta convocatoria, en la que hay hasta 5 zurdos, hay 15 jugadores de 18 convocados para los dos partidos frente a Panamá y España. Otros 4 jugadores del país fueron invitados a entrenar con la selección costarricense, para que adquieran experiencia y se adapten al bloque antes de las eliminatorias mundialistas donde Costa Rica se juega el ser o no ser.


Jorge Luis Pinto está moviendo a todos los jugadores de calidad del país, para formar un buen bloque, armado, con los automatismos creados, y repleto de variantes y buenos jugadores para poder volver a estar en una cita mundialista. La columna vertebral, formada por Navas, Umaña, Campbell y Bryan Ruiz, es el presente sobre el que Costa Rica asentará su futuro. Una base rodeada de una selección sub 20 que hizo un buen papel en el Mundial de Colombia, donde los anfitriones la dejaron fuera en un partido apretado de octavos de final. Y con la ya dicha legión extranjera. 15 jugadores que juegan fuera del país, entre ellos el contundente Junior Díaz, los creativos Oviedo, Azozeifa y Cubero, o el todo campista Barrantes. Aparte del clásico Winston Parks.


Ya se lo puso difícil Costa Rica a Brasil, en el amistoso disputado en el mes de octubre, en el que la canarinha sólo pudo vencer por la mínima a los Ticos, con una genialidad del nuevo ídolo brasileiro, Neymar. Esta Costa Rica juega bien al fútbol por principios y por hombres disponibles, es un equipo ordenado, fuerte, y correoso. España se encuentra ante una buena piedra de toque para demostrar que está bien, y que lo de Inglaterra en Wembley fue un accidente en el que Lampard sacó ventaja y dejó a España con la duda de los amistosos. Antiguamente, ganábamos amistosos, y perdíamos las competiciones. Ahora ganamos Eurocopa y Mundial, y perdemos amistosos. Casi mejor esto, que lo anterior al 29 de junio de 2008. Sin embargo, España tiene que aprender a competir con la etiqueta de campeona ante las grandes y en los grandes partidos. Y sobre todo, estamos ante el nuevo escenario. Ante un escenario que nunca antes habíamos tenido al máximo nivel. Competir en un gran torneo con el cartel de defensor del título.


España sólo pudo hacer eso en la Eurocopa del 68, pero no estuvo presente en la fase final. Por lo tanto, no sabemos realmente lo que es acudir a un gran campeonato bajo la vitola de Campeones, y teniendo que defender el título. La exigencia se triplica, la presión crece, y los ojos que te miran son muchos más que cuando eras un aspirante al título. Ahora eres el centro del campeonato, y aunque quieras ir de humilde, tienes que saber aceptar que el Campeón tiene que demostrar por qué es el Campeón. A Polonia y Ucrania iremos con esa etiqueta, y no podemos escapar de ella, ni podemos aceptar de nuevo la frase del Podemos. Esta vez, no hay podemos. La frase (o la palabra) es SEGUIREMOS.

El caso Reyes

El Atlético de Madrid es un circo en el que nunca paran de crecer enanos. 24 años llevamos así, por mucho que algunos edulcorados (mis padres, que desconocen la historia real, sobre todo mi padre, que es madridista el hombre) quieran contarme que el Atleti hubiera desaparecido si los Gil no ponen la pasta. Pues para el caso que hubiera desaparecido. Mayor gloria para todos que ver este esperpento que han creado los Gil and company para "nuestro disfrute" y su enriquecimiento.

Y en este circo en el que nadie quiere al director de función (Manzano), donde hay muchos títeres bajo el mismo titiritero, que los trapecistas siempre se caen aún sin tener red de seguridad alguna. El público asiste todos los años al mismo espectáculo. Y ya no sabe si reir o llorar cada año.


El espectáculo estrella en el Calderón es la pelea entre Reyes y Manzano. A diferencia de otros años, donde la pelea era oculta al público; este año el público del Calderón puede comprobar con sus propios ojos cómo se desarrolla la pelea entre técnico y jugador. Tras los conflictos de la plantilla con los métodos de Abel Resino, y el enfrentamiento abierto entre Quique y Diego Forlán la pasada temporada; el Calderón no se extraña de una nueva pelea.

Otra vez el peso de un “héroe” de Hamburgo contra el técnico (esta vez llegado en junio). A lo que hemos llegado y padecido en este club para considerar héroes a los jugadores. Aunque este jugador se lo merece. Vino del Real Madrid, vilipendiado por los blancos, y mal mirado por los rojiblancos, que veían como Reyes los había tratado como un segundo plato el año anterior tras rechazar la oferta rojiblanca e ir al Bernabeu a ganar la liga. Los pitos arreciaron sobre él, pero el tiempo y su calidad le dieron la vuelta a aquella extraña situación.

Reyes, un jugador con un primer año irregular, una cesión al Benfica, y su explosión a orillas del Manzanares de la mano de Quique Sánchez Flores. Convirtió los pitos de sus primeros días en aplausos y reverencias. Un jugador muy especial, el mejor de la plantilla en estos momentos por talento y calidad individual. El esquema de Manzano le hace daño, pues pierde su protagonismo en banda y se ve obligado a entrar a participar hacia el centro, donde se diluye entre la maraña de piernas y su calidad queda deslucida. El equipo debería jugar hacia los costados, donde debería estar Reyes, que con Quique a pierna cambiada lució mucho. Y desde los costados buscar al killer Falcao, al acompañante Adrián, o a los hombres del centro del campo que lleguen desde segunda línea.

Pero para el jienense, Reyes resulta prescindible. O al menos no ha demostrado que Reyes tenga el papel preferencial que merece por su trayectoria, su experiencia y su pasado reciente a orillas del Calderón, con papel protagonista en los títulos y los partidos importantes del club, independientemente del resultado. No parece importarle al técnico que Reyes ande en un mal momento, ni parece realmente preocupado por mejorar su rendimiento. Al contrario que en otros casos conocidos de jugadores que juegan poco, ofrecen bajo rendimiento y van creciendo por la implicación del técnico, Reyes y Manzano no están en esa sintonía.

En caso de duda, el cambio muchas veces es Reyes. El de Utrera suele ser uno de los primeros en salir del campo. Ha jugado 9 partidos de 11 disputados en la liga, en los cuales ha sido 7 partidos titular, y 2 partidos ha iniciado el choque desde el banquillo, al lado de Manzano, disputando un total de 579 minutos. En estos 7 partidos de titular, fue sustituido en 4 de ellos. En la Europa League, ha participado en 5 de los 6 partidos (sin contar los dos del Stromsgodset, que disputó enteros). En 3 ocasiones ha sido suplente en la competición, mientras que en uno de ellos fue sustituido por Manzano. En total, 252 minutos en Europa. Reyes no es indiscutible para Manzano, pues sólo ha completado 4 partidos desde la eliminatoria frente al Guimaraes. Ya no es sorprendente ver el 10 en la tabla de sustituciones cada vez que juega el Atlético.

La situación se agrava desde Bilbao, donde el equipo pierde, Reyes insulta a Manzano tras ser cambiado, y le cazan las cámaras de Telemadrid. Reyes no ha vuelto a jugar en los últimos 3 partidos oficiales del Atlético, en los que estaba castigado por Manzano o tenía gripe. Si jugó el jueves en Egipto, pero otra vez recayó de la gripe. Entre tanto, desde Sevilla, concretamente Diario de Sevilla, se asegura que Jose María del Nido piensa en Reyes para el mercado de invierno. El futbolista no lo desmiente, pero tampoco lo afirma. Su silencio se puede interpretar como aquel que sabe que no está a gusto en un sitio concreto, pero no puede decirlo, por temor a complicar su futuro.

Mientras siga Manzano, es obvio que Reyes lo va a tener muy complicado para tener continuidad en el equipo si no mejora muy mucho su rendimiento. El técnico no da con la tecla para que el juego funcione y sea contínuo, preciso, veloz y agradable al espectador. A Reyes le agrada la idea de volver al equipo que le dió la oportunidad de mostrarse en el fútbol de más alto nivel, y a la que es su casa. Lo que es obvio es que la relación entre ambos está rota, y por el bien del club, uno de los dos debe salir. Si no son los dos, claro.

El futuro de Manzano en el Atlético no es nada halagüeño. El equipo no funciona, no hay buenos resultados, y la afición le canta hasta ganando en casa “Manzano vete ya”. Nadie está contento con el técnico, e incluso parece que algunos de sus futbolistas, aparte de Reyes, están más pendientes de hacerle la cama al técnico y que se marche, que de jugar. Otros no dan todo su potencial, y entre guerrillas e historias extradeportivas, Manzano está entre la espada y la pared. Sólo Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo, los dueños y ejecutores de todo lo que se cuece en el Calderón, muchas veces más malo que bueno, son los únicos que tienen la llave para la solución del problema. Mal que nos pese.

sábado, 12 de noviembre de 2011

El mejor fútbol, en el mejor escenario

España e Inglaterra vuelven a cruzarse. Otra vez. Como tantas y tantas veces en la historia, en famosas batallas de la antigüedad y en tantos y tantos grandes partidos. Quizás ninguno tuvo tanta repercusión como aquel de la Eurocopa del 96 que nos dejó (otra vez e iban muchas) en cuartos de final tras la tanda de penaltis. Han pasado 15 años y medio desde entonces. Pero España e Inglaterra son dos clásicos del fútbol mundial, dos de las más grandes selecciones.


Unos defienden su honor, la tradición. Son la cuna del fútbol, los inventores de este bello deporte que tiene tantas explicaciones curiosas y divertidas. Sin embargo, Inglaterra atraviesa un momento de dudas. No ha dado la talla en muchas grandes citas en los últimos tiempos, exceptuando Italia 90' y su Eurocopa en el 96', sus papeles en los Grandes Campeonatos pueden tildarse de decepciones. Aún escuece que no estuvieran en Austria y Suiza con Scott McLaren en el banco. Hoy si que han reservado billete para Polonia y Ucrania, pero llegan con muchas dudas. En pleno proceso de cambio generacional, de los Lampard, Terry, Ashley Cole, Barry, Wright Phillips, Crouch o Defoe, que rozan o superan la treintena... a los Adam Johnson, Lennon, Ashley Young, Agbonlahor, Rodwell, Wilshere, Phil Jones, Joe Hart, Carroll... En medio está Rooney, ni tan maduro como los primeros, ni tan inexperto como los segundos. A sus 26 años, Rooney está en plenitud de su carrera, en su mejor nivel, y todavía progresa. Es la estrella inglesa, y a su alrededor deben crecer los nuevos valores ingleses. Al frente el general Capello. Cuestionado por la prensa inglesa desde el Mundial, pero siempre se mueve mejor en ese ambiente adverso, que en uno calmado. Capello y su eterna apuesta por el orden, el fútbol cibernético, las transiciones rápidas, y el juego veloz y directo buscando la meta contraria.


En frente, la que ahora mismo juega mejor al fútbol. La campeona de Europa, la campeona del Mundo. España afronta su primer gran torneo (no estuvo en la Eurocopa del 68) con la presión de ser el defensor del título en Austria y Polonia. Y ya ha conseguido lecciones de humildad en anteriores amistosos ante Argentina, Italia o Portugal. Lecciones que deben depositarnos en el camino de siempre. Sólo haciendo lo que sabemos, podemos demostrar que somos mejores que los demás. España tiene a casi todos los buenos (aunque hay tantos buenos en este país que no todos caben en la selección). Va a respetar la historia y la tradición de un escenario mítico por la leyenda del añejo recinto, con la modernidad de los tiempos, pero la falta del sabor mítico que desprendía el antiguo Wembley. Jugarán los mejores ante los ingleses, signo de que Del Bosque y los nuestros hoy también van en serio. La hinchada pross intentará suplir la diferencia en el campo con esa fidelidad y respeto a los suyos, con su entrega y devoción. Y España estará ante un ambiente duro, difícil. Ante un rival complicado, que quiere probar su medida real antes del gran acontecimiento futbolístico a nivel de selecciones. El mejor fútbol, en el mejor escenario posible.


Inglaterra - España, 18:15 hora española


Inglaterra - HART; G. JOHNSON, LESCOTT, JAGIELKA, ASHLEY COLE; JONES, PARKER, LAMPARD; WALCOTT, MILNER Y BENT


España - CASILLAS; ARBELOA, RAMOS, PIQUÉ, JORDI ALBA; BUSQUETS, ALONSO, XAVI; INIESTA, VILLA Y SILVA


Estadio - Wembley (98.000 espectadores)


Árbitro - Frank De Bleckeere (Bélgica)

martes, 8 de noviembre de 2011

Canto al fútbol

Ópera prima que dignifica la liga española. Yo creo que se podría resumir en esa frase el partido que el domingo regalaron al fútbol español y a los espectadores el Athletic de Bilbao y el FC Barcelona. Mucha gente pendiente de un clásico entre dos titanes del fútbol español, cada uno representante de un estilo que parte de una misma base y beben de las mismas fuentes, la cantera. El equipo canterano por excelencia, el Athletic, contra el mejor equipo del mundo, formado en su mayoría por titulares criados en La Masía. Todo ello aderezado por el marco incomparable del anciano San Mamés, estadio mítico con una grandísima afición, bajo un diluvio, con un césped que le puso la épica al fútbol.

Desde el primer minuto, en un césped pesado por el agua y dificultoso para los virtuosos de la pelota de ambos bandos, la batalla fue sin cuartel. Una constante pelea por la posesión, en un campo anegado, donde la sorpresa podía saltar por cualquier lado con un balón que se queda corto en un charco, un mal resbalón...así sucedió en el primer gol. Un resbalón inoportuno de Mascherano le impide llegar con ventaja a un balón ante Susaeta, éste remonta la línea de fondo para ponerla atrás, donde Ánder controla en la frontal, y saca un disparo cruzado precioso, imposible para Víctor Valdés.

El FC Barcelona tenía que remontar en un campo nada propicio para su estilo de juego. Tratar de hacer su juego de toque en un campo pesado, y lento, era una prueba de fuego que el Barcelona fue superando poco a poco. No tuvo su mejor partido, ni su mejor juego, pero si que mantuvo ese dominio de la pelota sobre el rival. Sufrió el Barcelona, que empató en un gran centro de Abidal a la espalda de Amorebieta, en la que el lateral zurdo del Athletic no llega a cerrar la espalda del internacional por Venezuela, y Cesc pone la cabeza para igualar la contienda en el minuto 25. Ya en media hora ambos equipos habían levantado un pequeño homenaje al fútbol de ataque.

El guión, bajo el diluvio, siguió igual. El Athletic puso coraje, fuerza, garra, físico...todo lo que le perjudicaba tremendamente al Barcelona, obligado a jugar con contacto, a no poder evitar las disputas que provocaba cada balón dividido en un charco, o en el medio campo. Obligado a frenar como fuera el vendaval que era Llorente, gigante entre Piqué y Mascherano, obligado a sufrir ante el trabajo de Susaeta, de Muniain, de Ander. Pero aún así, el Barcelona quiso tocar y tocó, no renunció al estilo que lo ha hecho grande en la historia en un campo hostil en todos los sentidos.

Bajo ese aguacero, los jugadores se vaciaron en el esfuerzo. Transmitieron esa tremenda sensación de esfuerzo titánico, sobrenatural, en cada balón, en cada pase, en cada conducción. Seguro que la extuaniación apareció en sus cuerpos al final de esta Obra de Arte llamada partido de fútbol, que puso al límite de emoción a jugadores, técnicos y aficionados. Un partido que le da brillo a la liga española, que demuestra que lo único que importa (o lo que de verdad importa), es lo que sucede en el campo, y lo demás no son más que fuegos de artificio o todo aquello que rodea al juego y al deporte, y que hemos olvidado que es el envoltorio de lo que de verdad es el producto. Un producto que Athletic y Barça dignificaron, más allá de derechos de televisión, deudas, ingresos, fichajes, merchandising, horarios de la liga y demás pantomimas que ahora todos aceptamos como un credo, cuando el Levante de esta temporada, y este partido son los ejemplos de que el fútbol está sobre el verde. Un partido que no será brillante por el juego, pero sí brillante por el esfuerzo, las ganas, la pelea. Por la leyenda que genera.

Así llegó el choque a la locura final de 15 minutos, con todo desatado. En un córner, el Athletic se puso por delante. Sólo podía marcar así en ese partido. Centro de Susaeta pasado hacia Llorente, el balón queda a los pies de Abidal, que despeja como puede. El despeje golpea en Llorente primero y después en Piqué, y entra mansamente en la portería defendida por Valdés. Sea como fuere, el gol daba esperanzas de hacerse con los 3 puntos a un equipo de Marcelo Bielsa que puso todo en el césped para contrarrestar al Barcelona, y encontró en el campo a un aliado de gran peso.

El gol desmelenó al Barcelona, que en los últimos 10 minutos acumuló tantas ocasiones como pudo. Indiscriminadamente, Abidal y Alves, laterales de Guardiola el domingo, subían y hacían mucho daño al Athletic. El Athletic se iba metiendo atrás descaradamente, entre comodidad para juntarse con Gorka y obligación por el empuje del Barcelona, que impuso 10 minutos finales a un ritmo de juego altísimo, para rescatar algún punto de La Catedral. Las más claras las fue desperdiciando el equipo culé, hasta que en un mal despeje entre Gorka Iraizoz y Mikel San José, la pelota queda para Messi, que aprovecha el fallo y empata el partido sobre la bocina, dejando un reparto de puntos justo.

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe; Iturraspe, De Marcos, Herrera; Muniain (Ibai, min.88) Llorente (San José, min.90) y Susaeta (Íñigo Pérez, min.85).


Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué (Thiago, min.80), Abidal; Busquets, Xavi (Alexis, min.61), Iniesta; Messi, Cesc y Adriano (Villa, min.72).


Goles: 1-0, min.19: Herrera. 1-1, min.23: Cesc. 2-1, min.79: Piqué en propia meta. 2-2, min.91: Messi.


Árbitro: Paradas Romero (Comité andaluz). Expulsó a Amorebieta, en el minuto 89, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla a los locales Herrera, Javi Martínez e Iturraspe y al visitante Piqué.


Incidencias: 35.000 espectadores en San Mamés. Intensa lluvia y viento. A pesar de ello, el terreno de juego estaba al inicio casi en perfectas condiciones. Aunque con el paso del partido fue acumulando tanta agua que frenaba mucho la circulación del balón. Duodécima jornada de Liga.

lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Hasta cuando el Gilifato y el Manzano que empieza a pudrirse por dentro?

Derrota dura del Atlético de Madrid en el Alfonso Pérez. No solo por perder con el que era el último clasificado en la liga, sino por la forma de perder, ante un equipo que jugó con 10 por la expulsión de Lopo cuando cometió penalti ante Diego. Porque fue un equipo sin ideas para mover y cansar a un equipo con uno menos durante una hora, y porque encajó los tres goles a balón parado, en faltas estúpidas y un penalti inexistente.


El Getafe suma 3 puntos vitales para salir hacia arriba. Así podríamos resumir un partido que dió para mucho, y que dará mucho de que hablar. Un balón de oxígeno para un Getafe que tendrá dos semanas para ir recuperando gente, trabajar con alegría y mejorar mucho. Y una losa pesada para un Manzano que parecía ganar aire tras dos victorias ante Zaragoza y Udinese, y se deja 3 puntos importantes en Getafe, todo el crédito ganado, que no era mucho, y la ilusión de que el equipo tirase para arriba. Van a ser dos semanas complicadas para el Atlético y su entorno.

En un partido de 11 contra 11, el Getafe llegaba más que el Atlético. El Atlético no estaba a gusto, y el Getafe le obligaba a sufrir por ambos carriles, con un Filipe Luis desentonado, y un Antonio López a banda cambiada. Abdel Barrada, nueva sensación de la cantera getafense, Pedro Ríos y Diego Castro, se pusieron las botas esa media hora a colgar balones a Güiza, que apenas tuvo ocasiones, pero de nuevo hizo un trabajo generoso y casi casi espartano para su equipo. El Atlético tuvo sus opciones con Godín y Diego, pero no las aprovechó.

Pero a perro flaco, todo son pulgas. El Getafe perdía una pelota comprometida en el medio campo, que interceptaba Arda Turan, la pelota la recogió Diego, que entró en el área como Pedro por su casa, y Lopo llegó tarde para arrollarlo y cometer penalti. Pérez Lasa, protagonista siempre, le expulsó, aunque el futbolista del Atlético no tenía la pelota controlada del todo, se la echó larga y cabe la duda de que Moyá llegara antes. Podía haber sido un castigo menor para el central azulón. Falcao convirtió el penalti, el enésimo gol del Atlético a balón parado. El partido se ponía plácido para los colchoneros. Y estos se echaron a dormir. Tanto se durmieron que olvidaron que quedaba una hora con uno más ante un Getafe guerrero, siempre comandado por su técnico tan vehemente.

Luis García introdujo a Rafa por Pedro Ríos. El Getafe se rehizo bien del golpe, y no notó la inferioridad ante un Atlético que se veía con los 3 puntos en el zurrón. Una falta infantil en la frontal del área ahora es sinónimo de mucho cuidado en Getafe. Abdel las pega de miedo. Tanto que a pesar del increíble esfuerzo del belga Courtois por evitar el gol, Abdel marcó un golazo de falta en el minuto 40 para empatar el partido antes del descanso. Algunos dicen que pudo hacer más, pero Courtois se anticipa tanto al golpeo, que cuando lo ve lo tiene encima, sin tiempo para la reacción. De cualquier manera, excelente golpeo de Abdel en la falta. El gol no despertó al Atlético, profundamente dormido tras marcar el colombiano.

Tampoco espabiló al comienzo del segundo periodo. Y de nuevo, al comenzar, falta cerca del área atlética. Barrada la pone al primero de lujo para que Michel sólo tenga que poner la cabeza y dirigirla hacia la meta atlética. Ahora media liga española sabe que el Getafe tiene dinamita a balón parado con Abdel Barrada, gracias al Atlético. Y así, el Getafe le daba la vuelta al partido en dos acciones a balón parado. El Atlético se llevaba su castigo particular, y a remar contracorriente. Entró Koke por Tiago, pero la nulidad de ideas se notaba ante la falta de movilidad y de amplitud. El Atlético encontraba una pared en la defensa del Getafe, con todo el equipo junto, replegado, esperando el fallo rojiblanco para salir rápido arriba y hacer gol. Todo eran balones desde los costados hacia Falcao, pero el colombiano no ganaba ni una. Siempre la misma fórmula y siempre el mismo resultado. No había cambios de juego, ni paredes, ni dos toques cortos y uno largo para alternar el juego y crear dudas en la bien plantada defensa local. Ni siquiera disparos lejanos que sacaran a la defensa del Getafe a taponar tiros y abrieran huecos entre líneas para Diego.

Por arte de magia, o crueldad del destino, Domínguez (el único que rinde a la altura de la camiseta, y el peor tratado) disparaba a puerta desde lejos, y el rebote en un defensa azulón introdujo la pelota en la portería de Moyá, que hasta ese momento estuvo perfecto todo el partido. Pero la crueldad del destino fue el penalti señalado por Pérez Lasa a favor del Getafe en la siguiente jugada. Balón para Diego Castro, que remata la pelota saltando, Arda Turan golpea el balón disparado, que acaba en las manos de Courtois. Sólo dos personas ven penalti en esa acción, él y mi señor padre. Cierto es que una vez rematado contacta con el jugador del Getafe, pero el turco toca la pelota primero, y no me cabe duda de que no hay nada punible en esa acción. Al menos no si era verdad lo que me contaba mi padre de pequeño, que el fútbol es un deporte que permite el contacto. Tampoco si era verdad lo que dijo Mourinho. "No quiero a este árbitro más". Cuanta razón tenía. Yo tampoco lo quiero para nadie.

Diego Castro anotó el penalti, a todo esto y sin desvariar más, y el partido murió con el gol. El Atlético bastante tenía tras haber igualado, y en una jugada ingenua y muy polémica se le iban el punto, las fuerzas y las ganas. Los mismos problemas que con el 2-1, y las mismas soluciones, nada que echarse a la boca. El Atlético cerraba un partido infame que el equipo tiró tras adelantarse, y Pérez Lasa le ayudó a rematarlo en una polémica decisión. Mérito, y mucho, el del Getafe de Luis García, que desquició al Atlético hasta dejarle sin ideas para romper su defensa. Los azulones salen del descenso con el triunfo. Y el Atlético se aleja de la Champions otra jornada más, el objetivo que tanto pregonan jugadores y entrenador, y si un servidor no se lo creía del todo en agosto, ahora menos. Peligra la cabeza de Manzano.

Ficha técnica:
Getafe : Moyá; Varela (Miguel Torres, min. 88) Lopo, "Cata" Díaz, Mané; Pedro Ríos (Rafa, min. 33) Lacen, Míchel, Diego Castro; Barrada y Güiza (Miku, min.52).
Atlético : Courtois; Antonio López (Salvio, min. 69), Domínguez, Godín (Miranda, min. 45), Filipe Luis; Gabi, Tiago (Koke, min. 56), Arda, Diego; Adrián y Falcao.
GOLES: 0-1, min. 30: Falcao, de penalti. 1-1, min. 39: Barrada, de falta directa. 2-1, min. 48: Míchel. 2-2, min. 80: Domínguez. 2-3, min. 83: Diego Castro, de penalti.
ÁRBITRO: Pérez Lasa (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Filipe Luis (min. 9), Antonio López (min. 17), Tiago (min. 38) y Salvio (min. 70) por parte visitante y a Lacen (min. 10), Míchel (min. 13), Varela (min.31), Pedro Ríos (min. 31), Güiza (min. 32) y Diego Castro (min. 64) por parte local. Expulsó con roja directa al jugador del Getafe Lopo (min. 28).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo segunda jornada del campeonato nacional de Liga disputado en el Coliseum Alfonso Pérez ante 10.000 espectadores

sábado, 5 de noviembre de 2011

Despierta


La habitación olía a caldo caliente. Su madre había dejado un tazón en la mesa de estudio de la habitación, y el suave olor a caldo caliente le había despertado. Hacía una mañana fría de enero, llovía copiosamente, y las gotas golpeaban con fuerza en la ventana. Gonzalo se removía en la cama, tratando de aliviar el dolor de cabeza que le acarreaba una noche de fiesta con los amigos. Otra resaca más a los 24 años, un dolor conocido para él. Casi como un compañero más de juergas los fines de semana.

El olor que recorría la habitación le hacía olvidar por momentos que la habitación giraba alrededor de su cama. Le transportaba a un lugar mejor, a un lugar más dulce y mejor que el tugurio y los bares donde había pasado la noche con sus amigos de la universidad, escuchando rock y bebiendo cerveza hasta casi perder la noción del tiempo. Gonzalo se acercó a duras penas a la mesilla de su habitación y miró la hora. Eran las 12:30. No era muy tarde para empezar el día, pero tampoco muy temprano para que cundiera aquella mañana sabatinal. Tampoco se podía hacer mucho con ese tiempo. Observó largamente el cuenco, mientras aspiraba el suave olor del caldo. Se acercó hacia el cuenco y dió un pequeño sorbo. El caldo sabía a la clara de huevo que su madre había mezclado en el cuenco hirviendo. Aún estaba caliente, pero no lo suficiente como para abrasarle en el primer trago largo que dió. Tomó el cuenco en unos pocos sorbos largos, y se sintió mejor con el estómago lleno.

Sin embargo, ingerir el cuenco le descubrió el mal olor impregnado a su piel. En aquel momento que percibió el golpe de la peste y el hedor, sintió una pequeña arcada. Inmediatamente se recompuso. Decidió ducharse. Ya en la ducha, Gonzalo intentó rememorar que había sucedido aquella noche. Apenas recordaba momentos al comienzo de la noche, cuando él y sus amigos habían cenado juntos antes de ir al concierto de unos compañeros de clase. Sin embargo, un recuerdo borroso se agolpaba en su mente. Un rostro. Una suave expresión que no lograba recordar con nitidez. Recordaba la expresión, e incluso le resultaba familiar, pero no lograba entender por qué se había grabado aquella imagen en su mente. Sin duda alguna, para un chico tan cerebral y observador como él, alguna relación tendría la imagen con su persistencia en recordarla. Gonzalo se caracterizaba por ser un chico observador, capaz de almacenar con buen tino datos, detalles, frases, imágenes...cosas que a mucha gente se les escapaba a simple vista y en las que la mayoría no reparaba, Gonzalo se lucía en esos pequeños detalles que le hacían marcar la diferencia y ser un chico con unas dotes especiales. Alumno aplicado, diestro en las ciencias relacionadas con los números y las cifras. Estudiaba ingenieria naval, y era uno de los alumnos más aventajados en la mayoría de las clases. Los profesores le admiraban, sus compañeros sentían una mezcla de admiración y envidia por sus dotes para las ecuaciones y la física, y sus amigos se sentían aliviados de contar con él. En ese momento Gonzalo volvió a sentir el calor del agua corriendo por su piel desnuda bajo la ducha, encerrado en una pequeña ducha de pared, cuyo plato no era de dimensiones muy extensas.

El calor del agua le aclaró la imagen, y recordó todo. Aquel rostro era el rostro de una chica, pero no el de una chica cualquiera. Gonzalo había recordado a Silvia. Silvia era una chica distinta para Gonzalo. Llevaban juntos toda la vida, desde pequeños. Vivían en la misma manzana, aunque no era la misma calle. La casa de ella y su casa daban al mismo espacio interior de viviendas, por el cual muchas veces hablaban las noches que se aburrían en casa. Habían compartido juegos en el parque infantil que había al lado de la casa de Silvia. Siempre fueron a la misma clase y desarrollaron una fuerte amistad. Fuerte amistad que se rompió cuando Silvia conoció a su novio de toda la vida, Óscar Peñas. Gonzalo y él eran como la noche y el día, y no se soportaban. Aquella inesperada noticia partió el corazón de Gonzalo, que dejó que la relación con su amiga Silvia se distanciara deliberadamente. Silvia era muy orgullosa, y no entendía la causa por la cual Gonzalo la empezó a dar de lado y a esquivar, pero sin embargo, le echaba de menos en su interior, echaba de menos el tiempo en el que eran como hermanos. Llevaban varios años en la universidad, concretamente seis, y no se habían visto en dos años a pesar de la cercanía en la que vivían. La última vez que se vieron fue en la fiesta de despedida del curso, que todos los años celebraban con sus amigos y compañeros del instituto, los mismos con los que hicieron selectividad aquel verano que les cambió las vidas sin saberlo. Sin embargo, ella ignoraba que había algo más en el interior de Gonzalo.

Para él, Silvia no era una chica más. Tampoco era una simple amiga. Sus pensamientos iban más allá de la amistad. Sin embargo, siempre tuvo miedo a expresarle realmente lo que sentía y estropear su amistad. Él se conformaba cada día con los besos de despedida tras acompañarla hasta la puerta de casa, cuando volvían del instituto o habían salido juntos con los amigos de clase. Él la miraba como se mira a un tesoro; con asombro, con admiración, con dulzura, pero nunca había en sus ojos el atrevimiento a ir más allá, de hablar con ella sobre el secreto que se ocultaba en él. Ella empezó a salir con su pareja aquel verano de selectividad del año 2006, y eso fue un palo para la autoestima de Gonzalo, que nunca se atrevió a decirlo por temor a paralizarse en el momento, por ser conformista. A veces se preguntaba si le dolía más el hecho de que nunca se hubiera atrevido, o que fuera su némesis Óscar el que salía con Silvia. La duda se disipaba rapidamente cada vez que añoraba a Silvia. Pero no quería que le viera mal y aceptó alejarse, a pesar de que sufriera más. Sin embargo, aquella noche, coincidieron en el lugar de la cena y del garito. Gonzalo apenas recordaba la conversación con ella, y acababa de recordar el rostro de Silvia con nitidez cuando sintió la voz de su madre exigiéndole que saliera de la ducha. Algo tenía que hacer...
Twittear